18 oct. 2009

III MARATÓN DO MIÑO (por relevos) 18/10/09

Vaya fin de semana!

Fue un autentico placer haber conocido a Ruben y a su esposa, así como a Mónica (compañera del equipo) y su familia, a los que agradecemos, tanto yo como mi mujer, que nos hayan acogido de forma tan abierta y que en todo momento estuvieran pendientes de nosotros.

Acabo de leer la estupenda crónica de rubenas, así que os contaré la mía en lo que respecta al tramo que continuó a su relevo y que hicimos tanto yo, como Mónica, con la única variación del tramo final de meta (unos 200m).

El sábado Maribel puso el despertador de los 2 móviles para la 7:00, pero yo a eso de las 6:30 desperté y ya no intenté dormir más (no me fiaba de los móviles) y a las 6:55 encendí la tele y vi un poco la carrera de motogp mientras nos preparabamos, al tiempo que me comía 1 plátano, 4 dátiles (a mi me sientan bien) y 1 barrita energetica. Luego bajamos al restaurante del hotel y tomé 1 zumo de naranja natural, 1 café con leche y 1 magdalena (era lo que había), terminé de ver la carrera y bajamos al punto de encuentro. 



Lo acompañamos a la zona de salida y en cuanto esta se dió, le dimos muchos ánimos y nos dirijimos al puente con la intención de sacarle unas fotos cuando pasara por allí. Cuando llegamos al puente nos pusimos a esperar, pasaban y pasaban corredores y ruben no, no porque… ¡ya había pasado! Es que este chico es una máquina.

Nos fuimos a la zona de relevos y Mónica tomó el primer relevo. Mientras, fui calentando y ya cuando la temperatura ambiente había subido bastante y no hacía frio. En esto que ya llega Mónica con un tiempo excelente 1:18:24 y tomo el relevo.
Empiezo suave y a los 10’ más o menos, veo que me encuentro bien y subo un poco. A esa altura de la carrera ya todo está muy estirado y mezclado con los que hacen la carrera de “andina” (caminando). Y… o los dos estamos muy mal de vista Ruben, o yo solo vi el cartel de 16km; en fin. En los avituallamientos solo cogía ¼ de naranja y me lo iba sorbiendo poco a poco. No sabía si era bueno o no, pero a mi me vino de maravilla.

Voy pasando a algunos corredores… otros me pasan a mi… y me engancho a uno que creo que puedo seguir. Para ello tuve que avivar un poquito más el ritmo y lo tuve cerca bastante tiempo, más de la mitad de carrera, pero poco a poco vi como se me iba. Aun así mantuve mi ritmo y, aunque lejos, a veces lo divisaba. Hubo un momento en que vi el pulsómetro y marcaba 168, 177, 172ppm y no quise ver más, lo cambié a cróno y mantuve el ritmo. 





En el último avituallamiento supe que la meta estaba a 5km, me sentía muy bien de respiración, de piernas, de ánimos, y cada vez veía al corredor de refencia más cerca. A flata de 3km más o menos decido subir todo lo más que pudiera mantener hasta la meta, lo alcance y lo pasé. Cerca de meta me encuentro una subida corta pero bastante dura, pero la subí con fuerza. Ya cuando veo la meta de frente escucho gritar “vamos Xurxo, venga Jorge! ánimo! y en ese momento se me puso la piel de gallina, fue realmente emocionante y gratificante, primero oir y luego ver, a mi mujer y a mis compañeros. Entré en meta pletórico (aunque en la foto no lo parezca), con un tiempo de 1:12:59 que no soñaba ni en el mejor de los casos. 



III MARATÓN DO MIÑO (por relevos) 18/10/09

No hay comentarios:

Publicar un comentario